miércoles, 21 de noviembre de 2007

EL TESORO


Inteligente no solo es aquel que sabe mucho, sino también el que aprende de todas sus experiencias vividas, de lo bueno, lo malo, lo que nos defrauda, lo que nos alegra y hace que brillen los ojos.

Una cosa es pasar la vida solo como espectadores, porque pasa tan rápido que cuando miramos hacia atrás quedamos preguntándonos ¿en que momento pasó todo?
Pero si nos volvemos protagonistas, viviendo intensamente cada día, dejándonos sorprender por lo bueno y lo malo, al ver hacia atrás saldrá de nosotros un suspiro de satisfacción, por el hecho de saber que hemos llegado hasta donde estamos, aún a costa de los obstáculos, las caídas, pero con los triunfos, sonrisas, abrazos y consejos de las personas que nos rodean a lo largo del camino recorrido.

Cada día de nuestra vida se abre la pagina de un libro, un pergamino en el cual se escriben aventuras, desilusiones, caídas, momentos intensos e inolvidables y si eres capaz de dejarte sorprender por la vida aprenderás que:

- Proponerse alcanzar metas es de decididos,
- Luchar por alcanzarlas es de valientes,
- Alcanzarlas es de triunfadores,
- Disfrutarlas es de campeones

Pero tener con quien celebrarlas es “EL TESORO” más grande que la vida nos puede dar y mucho más si lo cuidamos y conservamos como tal, esa es una bendición de Dios!!!

San Salvador, Viernes 16 de noviembre de 2007
Escrito por: Susana Rocío Mejía García