domingo, 1 de julio de 2018

SOBRE EL DESAPEGO



Resultado de imagen para desapegoMuchas personas tienen el habito de realizar una revisión anual de las cosas que tenemos guardadas en nuestro hogar, en nuestro ropero y sacar de allí las cosas que ya no se utilizan para hacerlas llegar a personas que si las puedan utilizar, este hábito es un ejercicio muy práctico y una buena recomendación anual, sin embargo podemos verlo desde diferentes formas ya que no es lo mismo realizar una revisión anual, que hacer conciencia revisando nuestro interior no solo de nuestra casa y objetos personales, sino de nuestras emociones y sentimientos que vamos cargando en lo que yo llamo nuestro equipaje de vida.

Este año en lo personal, ha sido un tiempo para reflexionar sobre lo que significa verdaderamente “el desapego” el cual vá mas allá de un simple habito una costumbre heredada de nuestros padres, en otras palabras hacer conciencia del “no apego” ya sea a cosas materiales, emociones, sentimientos o incluso personas que muchas veces mas que una posesión se vuelve una carga que no te permite avanzar y disfrutar del presente.
Por eso es importante realizar un alto en nuestro camino, ser sinceros con nosotros mismos y ver a nuestro alrededor realizando un auto análisis consciente sobre esas pertenencias, emociones y sentimientos que guardamos en nuestro equipaje de vida, todo eso que está a nuestro alrededor y que lo consideramos importante como para que ocupe un lugar en nuestra casa, en nuestra vida, en nuestro corazón.
Podemos empezar con las posesiones, esas cosas que están empolvadas, guardadas y que ya ni nos acordábamos que las teníamos y al tocarlas realizar un auto examen definir si vale la pena que tengan un lugar en nuestro hogar o si es mejor despedirte de ellas.

Desde mi experiencia personal puedo decir que el desapego por las cosas nos lleva a reflexionar sobre los apegos emocionales que podemos tener y saber que liberarnos de ello nos ayuda también a vivir el presente, aligerar nuestra carga física y emocional, y al realizarla a conciencia de forma frecuente nos vamos dando cuenta que es importante vivir nuestro presente, nuestro día a día dando Gracias a Dios en todo momento por lo que tuvimos, por lo que tenemos ahora y por lo que tendremos porque cada día es un nuevo regalo de vida y una nueva oportunidad para ser mejores y dejar ir esas cosas esos sentimientos o esas emociones que no nos impiden avanzar y vivir el presente.

Recuerda, el desapego o el no apego a las cosas no es un ejercicio anual sino una invitación constante a liberarnos de lo que nos pueda rodear que aligere nuestro equipaje de vida y nos permita centrarnos en cosas, emociones, sentimientos, actividades esenciales de nuestra vida que nos ayuden a priorizar en lo que es realmente importante para nosotros viviendo nuestro día a día y nuestro presente como un regalo de Dios, disfrutando cada momento. 

Por Susana Mejía de Acosta
Psicóloga


sábado, 16 de junio de 2018

EL DÍA QUE ME RECONCILIÉ CON MI CABELLO



Algunas personas me ha preguntado ¿qué pasó con tu cabello? que ¿un nuevo look? ¿Estas enferma? ¿Es para ahorrar dinero? pero la verdad es que simplemente se llegó el día que me reconcilié con mi cabello.
La imagen puede contener: Sussy Mejia de Acosta, sonriendo, árbol, exterior, primer plano y naturaleza No ha sido una decisión fácil, simplemente un día tomé la decisión de dejarlo ser, he dejado que mi cabello sea quien es en realidad, sin amoldarlo a lo que para mí pensaba que debía de ser, eso según lo establecido por la sociedad y el significado de belleza y perfección.
Este cabello que ha pasado mucho tiempo alisando diariamente con miles de tipos de tratamientos, colores, cortes, estilos para que se vea cada vez más liso, cada día me miraba al espejo y pensaba que era feo, necesitaba un cambio y cada cambio era para ser distinto no mejorar mi esencia, en una vida tan rápida en la que te puedes dejar llevar por lo que la sociedad te dicta que es lo bonito, lo bello y que una mujer con sobrepeso “no debería de usar el cabello rizado porque el cabello liso te hace ver más delgada” un día decidí reconciliarme con él y empezar a amarlo tal y como es, sin importar lo que diga la sociedad, encontrar su belleza en su esencia y encontrar mi propia esencia.
El día que fui al salón por primera vez a hacerme un corte de cabello que fuera acorde a mi cabello oscuro y medio rizado sin ningún deseo de salir de allí con un alisado o con un color diferente al mío mi hija de 5 años que por cierto es cabello liso, me dijo – “mama que linda te ves te hicieron rizos” a lo que yo le respondí - “no mi amor, solo me lo corté el cabello este es mi cabello original, no es liso sino colocho”, ella me toco con sus pequeñas manitas su cabello y con una gran sonrisa me dijo, - “mamá que linda te dejaron yo quiero tener el cabello como el tuyo y venir a este salón de belleza a que me lo dejen así” – a lo que yo le respondí – “mi amor usted también tiene un lindo cabello y yo también quiero tenerlo como el suyo, Dios nos ha hecho lindas” y las dos nos abrazamos. Que gran lección de sencillez y aceptación.
Ha sido un proceso largo en el cual lo he ido tratando de cuidar más  y apreciarlo como tal, sé que aún me falta mucho camino que recorrer, pero también tengo certeza de que la belleza no solo consiste en cómo te vistes, que marca de ropa usas, que tan a la moda estás en cortes de cabello, peinados, ropa, cuanto gastas en maquillajes, sino también en el aceptarte tal y como eres, en buscar alternativas para verte más linda pero sin perder tu esencia y saber que en una sociedad tan consumista puedes verte bien por fuera pero no necesariamente sentirte bien por dentro, también puedes gastar e invertir un sinfín de productos para verte mejor, pero no caer en aparentar ser una persona que en realidad no eres y ser un molde establecido por la sociedad como belleza, sino más bien procurando día a día encontrar la belleza en tu esencia, sin dejar de ser tú mismo y convencido que la belleza exterior también se irradia desde el interior, sin miedo a la aceptación de quien eres en realidad, esa persona maravillosa con cualidades internas y externas únicas e irrepetibles.

Susana Mejía de Acosta


UN NUEVO CAPÍTULO





La imagen puede contener: Sussy Mejia de Acosta, sonriendo, exterior y naturalezaEn un mundo tan absorbente, en el cual desde primeras horas de la mañana en los medios de comunicación y con lo que pasa a tu alrededor nos va dictando que es lo que tenemos que hacer, induciéndonos a decidir qué es lo mejor para nosotros, como debemos de ser, hacia donde debemos dirigir nuestra atención. En medio de ese ir y venir cotidiano, las metas que nos proponemos día a día y en el contexto de que se nos llega el día que alcanzamos una meta y luego nos volvemos a colocarnos otras metas diferentes se nos va el tiempo, se nos va la vida en esa lucha por alcanzarlas.
Es por eso que considero que es importante hacer un alto en nuestro camino, ver hacia atrás y hacia el frente para hacer una revisión personal e identificar si lo que hemos hecho y lo que hacemos cada día, en lo que invertimos la mayor parte de nuestro tiempo es el reflejo de nuestra esencia y preguntarnos ¿esto es realmente parte de mí? ¿es un reflejo de lo que en realidad somos, lo que hemos sido y lo que queremos llegar a ser?

Siempre he pensado que la vida es como un libro, en el cual cada etapa nueva que vivimos es como un nuevo capítulo en el libro de nuestra vida, el cual si bien es cierto; está conformado por las cosas que nos rodean, las personas, el contexto en el que vivimos, las situaciones externas que se nos presentan, también ese libro de nuestra vida está en su mayoría conformado por lo que somos nosotros en realidad, las decisiones que tomamos, la forma en que recibimos o no lo que se encuentra en nuestro entorno.
Es por eso que tenemos diferentes etapas de nuestra vida, unas buenas otras malas, otras difíciles otras fáciles, unas largas otras cortas, en fin, no importa como sea el capítulo de tu libro de la vida que estés viviendo en este momento, solo toma el lápiz y el papel o el teclado, empieza a escribir y disfrutar de cada etapa, a encontrar las enseñanzas que cada una de ellas dejan en tu vida, disfrutándolas como tal para que cuando nos toque volver a releer nuestro libro de la vida podamos verlo con la satisfacción en nuestro corazón de que cada etapa la hemos vivido, sin aferrarnos al pasado y con la convicción de que cada etapa en nuestra vida representa una nueva enseñanza que nos hace cada día ser mejores pero sin dejar de ser las personas que somos en realidad, con nuestros defectos y virtudes, alegrías y tristezas, disfrutando de escribir y sobre todo de vivir un nuevo capítulo en nuestro libro de la vida.



Susana Mejía de Acosta


jueves, 24 de octubre de 2013

ALGO MAS QUE VIDA

Siempre he pensado que los que somos Padres, también tenemos la bendición de ser co-Partícipes ó cómplices de Dios para que se lleve a cabo el milagro de la vida.
Es difícil poder explicar las maravillas que Dios hace en el cuerpo y el alma de la mujer desde el momento de una concepción y nos permite ver como un ser tan pequeñito puede crecer en el vientre de su madre hasta convertirse totalmente en un bebé que percibe que siente, que ama que sonríe y que Dios ha encomendado su cuido a los padres.
Pero no podemos llegar solo hasta la concepción, Dios es tan maravilloso que les dio a las mujeres la capacidad de alimentar a sus hijos dándose a sí misma antes y después del nacimiento. Por eso y mucho más los seres humanos somos vida y transmitimos vida.
Pero también como seres humanos tenemos la capacidad de no solo ser vida, sino también ser algo más que vida, ser portadores de paz, educación de la civilización del amor, pero si nuestra vida personal seamos o no padres de familia, estemos solteros o casados, está llena de amarguras, de resentimientos, hipocresías, envidias, etc. ¿Qué les daremos a nuestros hijos o a las nuevas generaciones que nos preceden? ¿Qué les daremos a esos seres que Dios nos ha encomendado? Ya sean nuestros hijos, primos, sobrinos, nietos, etc.
Nadie puede dar lo que no tiene, si no tenemos amor, solidaridad hacia los demás, sonrisas, paz en nuestro corazón, amor a Dios, etc. no podremos dar lo que no tenemos y por lo tanto seguiremos forjando una generación que le cuesta perdonar, que no olvida ofensas, que busca la venganza.
Por eso es importante que como adultos busquemos en Dios, esa pureza de corazón, ese espacio para alimentar de paz y prosperidad nuestra alma, porque de lo que esté lleno tu corazón es de lo que tu alimentará el espíritu de las personas que dependen de ti o están a tu alrededor e interactuan a tu lado.
Busquemos ser algo más que vida, busquemos ser algo más que un ser que existe simplemente porque le tocó existir, busquemos la tranquilidad del alma, aprender a respirar profundo y contar hasta diez es algo tan sencillo para poder seguir siendo vida y transmitiendo algo más que vida a todas las generaciones.


Susana Rocío Mejía de Acosta 
24-10-2013

domingo, 24 de febrero de 2013

Dios tiene la última palabra

Uno ocho de febrero del dos mil doce a las tres de la tarde recibí esa hermosa noticia que muchas mujeres esperan con ansias y otras que como yo son sorprendidas en un día cotidiano, la respuesta "positiva" estaba embarazada y llevaba en mi vientre a ese bebé que estaba formándose.

Pero a pesar de la alegría sabía que apenas tres meses atrás había recibido un tratamiento de yodo radiactivo por lo cual tenía terminantemente prohibido quedar embarazada por el efecto de la radiactividad en mi cuerpo la cual duraría aproximadamente un año, por eso y otras cosas mas los pronósticos médicos no eran nada alentadores y para poner a llorar a cualquiera pero mientras escuchaba dichos pronósticos solo dejé de escuchar a mi alrededor y en mi mente todo se volvió silencioso mientras mi corazón se aferraba a la promesa "Dios tiene la última palabra" pues ese mismo día escuché lo mas lindo que una mujer puede escuchar en la vida:  por primera vez escuchar el corazón de tu hijo latir en tu vientre mientras el médico realiza una ultrasonografía.

Pasaron los meses y el embarazo se desarrolló como un embarazo normal con las tan mencionadas nauseas y todo lo que sigue después de las nauseas, los antojos, el sueño y los cambios día a día en mi cuerpo. Por ser diagnosticado como un embarazo en alto riesgo debía ir a control médico todos los meses, algunos meses habían buenas noticias, otros no tan buenas, pero gracias a Dios puso personas en nuestro camino que nos apoyaron en muchos sentidos y también con sus palabras, con sus oraciones, etc. 

Habían diversos pronósticos por mencionar algunos como que podía tener la piel dañada, que el cuerpo rechazar el producto, la tiroides dañada, problemas por mi tipo de sangre por ser ORH negativo, podía ser nacer prematuro y eso traer otras consecuencias, entre otros. Algunos días las consultas médicas eran menos alentadoras que otros, pero cada vez que recibía una noticia no tan alentadora solo repetía la misma frase: "Dios tiene la última palabra". A medida que fue avanzando el embarazo las oraciones se intensificaban tanto nuestras como las de los seres queridos y amigos, poco a poco empecé a sentir sus pataditas en mi vientre que crecía y lo mas maravilloso sentir y a veces hasta ver como respondía a los estímulos externos lo cual nos hacía recordar que cuando vemos las cosas desde los ojos de la fe y nos aferramos a las promesas de Dios también él nos envía señales y personas que nos acompañan en oraciones, nos dan palabras de ánimo en el momento preciso.

Pasaron los días, los meses y en la semana treinta y ocho del embarazo al fin llegó ese día tan esperado, un dieciocho de septiembre del dos mil doce a las seis con cincuenta y dos minutos y escuché las palabras del médico: "Es una bebé vigorosa en perfecto estado de salud" y en ese momento solo pude darle gracias a Dios y reafirmar en mi corazón que efectivamente es Dios quien tiene la última palabra.  

Pues no importa lo difíciles o imposibles que se vean nuestros problemas, las dificultades que te presenten y aunque escuches muchas voces lo contrario y te digan que no puedes, que no alcanzarás lo que quieras alcanzar, que todo la vida está difícil que se está acabando el mundo, que la economía va para abajo, que la delincuencia está a la orden del día, tu haz tu parte y siempre recuerda en tu mente y en tu corazón que Dios es quien tiene la última palabra. 

Autora: Susana Mejía de Acosta

martes, 29 de enero de 2013

El 80% es Actitud

En la vida nos planteamos proyectos, metas, alcanzar buenos hábitos de vida, cambiar de actitud, mejorar algo en tu vida personal que no te guste de ti. No importa lo que te plantees cada quien tiene metas diferentes en la vida, lo importante es saber reconocer cuales son las mejores formas de alcanzarlas.

La primera es establecerse metas claras y sobre todo "alcanzables" es decir ser sinceros con nosotros mismos ya que todos conocemos nuestras debilidades y fortalezas en la vida. Una vez establecidas las metas el siguiente aspecto importante es "dar el primer paso" cuantas veces decimos el lunes inicio, la otra semana empiezo, cuando tenga tiempo lo haré, etc. De las cosas mas difíciles cuando uno se establece metas es dar ese primer paso que nos le damos tanta larga y es tan difícil  pero por algo debes empezar y es dar el primer paso, una vez dado el primer paso los demás vendrán por añadidura.

El tercer paso y el menos importante es la actitud, el 80% del resultado de nuestros proyectos dependen de la "actitud" que le pongamos para realizarlos y estar claros que siempre habrán pruebas, siempre habrán desilusiones  fracasos, gente que nos diga que es una locura lo que estamos haciendo y que no valdrá la pena, gente que nos anime y gente que nos desanime, pero lo importante es la actitud que tu presentes ante la realización de tus metas eso hará el cambio en la perseverancia y el esmero que le pongas a tus proyectos desde el principio hasta disfrutar de las dificultades que se te puedan presentar y ver como sales adelante a pesar de los obstáculos que puedas encontrar en el camino.

Como último paso y no menos importante es mantener esa actitud positiva que es la que nos llevará  a no olvidarnos como empezó nuestro proyecto y que cada meta, cada proyecto, es individual y nadie lo hará por ti por lo tanto nadie mas lo disfrutará tanto como tu.

Susana Mejía de Acosta
30 de Enero del 2013

miércoles, 9 de enero de 2013

Charlas basadas en el Libro Memorias con Vida

Este año estamos ofreciendo charlas para grupos, comunidades, escuelas, instituciones. Para mayor información aquí está el contacto.