miércoles, 21 de noviembre de 2007

EL TESORO


Inteligente no solo es aquel que sabe mucho, sino también el que aprende de todas sus experiencias vividas, de lo bueno, lo malo, lo que nos defrauda, lo que nos alegra y hace que brillen los ojos.

Una cosa es pasar la vida solo como espectadores, porque pasa tan rápido que cuando miramos hacia atrás quedamos preguntándonos ¿en que momento pasó todo?
Pero si nos volvemos protagonistas, viviendo intensamente cada día, dejándonos sorprender por lo bueno y lo malo, al ver hacia atrás saldrá de nosotros un suspiro de satisfacción, por el hecho de saber que hemos llegado hasta donde estamos, aún a costa de los obstáculos, las caídas, pero con los triunfos, sonrisas, abrazos y consejos de las personas que nos rodean a lo largo del camino recorrido.

Cada día de nuestra vida se abre la pagina de un libro, un pergamino en el cual se escriben aventuras, desilusiones, caídas, momentos intensos e inolvidables y si eres capaz de dejarte sorprender por la vida aprenderás que:

- Proponerse alcanzar metas es de decididos,
- Luchar por alcanzarlas es de valientes,
- Alcanzarlas es de triunfadores,
- Disfrutarlas es de campeones

Pero tener con quien celebrarlas es “EL TESORO” más grande que la vida nos puede dar y mucho más si lo cuidamos y conservamos como tal, esa es una bendición de Dios!!!

San Salvador, Viernes 16 de noviembre de 2007
Escrito por: Susana Rocío Mejía García

domingo, 21 de octubre de 2007

ES UNA DECISION…



Desde la mañana que despertamos de un profundo sueño empezamos a tomar decisiones, abrir los ojos, vemos la hora, levantarnos, darle gracias a Dios por estar vivo, bañarnos, que crema vamos a utilizar, que ropa nos vamos a poner, desayunar o no desayunar, toda nuestra vida se basa en tomar decisiones.

Asumir el reto de solucionar problemas o simplemente dejarlos pasar o dejar que te agobien, es también una decisión. En un día cotidiano todos sabemos que tendremos buenas y malas noticias, proyectos realizados y proyectos frustrados. Pero siendo realistas, no podemos echar la culpa de nuestra tristeza o infelicidad a todo lo que pasa a nuestro alrededor, nuestra felicidad no puede depender de lo que haga o deje de hacer una persona importante para nosotros, si influye pero no es saludable que la determine.

Ser feliz es una decisión, encarar los problemas y salir triunfante de ellos no solo consiste en que salgan bien o mal, sino que tengamos la firme convicción que has dado lo mejor de ti.

Que tenías un plan y no salió como querías...replantéate otro y decide ser feliz.
Que no recibiste la llamada que esperabas...llama a alguien que si sepa valorar escucharte y decide ser feliz
Que te entusiasmaste con un proyecto y hubo muchas pruebas en el camino...piensa en lo fuerte que has sido y decide ser feliz
Que tienes que tomar una decisión entre dos cosas buenas, pesa las posibilidades y decide ser feliz, porque ha sido tu decisión y nadie ha decidió por ti.
Que no tienes otras opciones, solo decide ser feliz con esa única alternativa, porque nadie lo va a hacer por ti.

Esta noche cuando vayas a la cama y pienses en todo lo bueno y malo que te ha pasado, solo decide ser feliz, con o sin planes frustrados. No digo que no tengas derecho a sentirte mal, es bueno darte tu espacio para llorar, desahogarte o hacer catarsis, pero después sacúdete las rodillas y sigue siendo feliz.

Dios nos ha mandado al mundo por una misión especial decide ser feliz no solo al verla cumplida, sino desde que la estás realizando, decide ser feliz ya, ahora, un día a la vez...Decídete a ser feliz y responsable de tu felicidad.


Escrito por: Susana Rocío Mejía García
San Salvador, domingo, 21 de octubre de 2007

sábado, 13 de octubre de 2007

CON UN MANUAL INCLUIDO


CON UN MANUAL INCLUIDO

Cuando compramos un articulo, normalmente el fabricante elabora un manual para su utilización, donde nos dice: como guardar, como utilizar, que hacer que no hacer, etc.

Pero como sería el mundo si cada uno de nosotros viniera con un manual incluido? Imaginate que te presentan un amigo, “mucho gusto, aquí está mi manual con las indicaciones”, pero la realidad no es esa, interactuar con otras personas es en realidad una aventura, pues el ser humano es el ser mas difícil de complacer, que si dijiste, que porque no dijiste, que si hiciste que porque dejaste de hacer… esas y muchas quejas son las que podemos escuchar día a día a nuestro alrededor de las personas que nos rodean.

A todos en mas de una ocasión nos ha pasado que cuando sientes que conoces bien a la otra persona, ni te das cuenta cuando por A o B motivo se molesta o incomoda, que porque lo viste que porque no saludaste, que porque llamaste que porque no llamaste, cualquier cosa puede pasar, y sin querer dañamos u ofendemos al otro, sin intención premeditada.

Pero la realidad es que si nos pasamos la vida tratando de “agradar” a los demás sería una vida en vano pues nunca quedaremos bien con todos, con algunos sí y con algunos no, compruébalo tu mismo, los seres humanos somos tan exigentes y aún mas exigentes con los demás que con nosotros mismos.

Pero lo que si se es que hay solo un manual y muy útil que a pesar de los años muchas personas lo utilizan y es la biblia, pues nos habla del amor, perdón, la comprensión, etc. La vida y el interactuar con las personas que nos rodean es una aventura, lo importante es que siempre te sientas seguro de ti mismo, de lo que haces de lo que piensas, de lo que sientes y aún si no lo estás, simplemente acéptate, eso es de humanos equivocarnos.


En conclusión si todos viniéramos con un manual incluido sería largo y con letras pequeñas pues somos cambiantes y a veces exigentes, pero le quitaría la esencia de la vida porque cada día es un aprendizaje conocer de la gente que te rodea, de la gente que se cruza en tu camino. No nacimos aprendidos y cada día es una nueva oportunidad de ser mejores y disfrutar de los demás y de nosotros mismos.

Escrito por Susana Mejía
Sàbado 13 de octubre del 2007