martes, 14 de septiembre de 2010

Un día a la vez

Un día a la vez

Las comidas rápidas, el celular, el tráfico pesado, la comida del microondas, corremos sin necesidad, andamos de lugar en lugar sin tiempo, sin cordialidad y a veces hasta sin amor.
Queremos hacer ahora cosas que podemos hacer en el futuro, a veces hasta sin esforzarnos. En un mundo tan rápido y moderno que estamos construyendo se nos olvida buscar la paz, y el amor de Dios que en su palabra nos dice:
“No anden tan preocupados ni digan: ¿tendremos alimentos?, o ¿qué beberemos?, o ¿tendremos ropas para vestirnos?” (Mateo 6,31)

Por eso, es nuestro deber es contribuir a encontrar nuestra propia paz, en un amigo, en una sonrisa, en la comunicación de la oración, con Dios, en una palabra sincera y por medio de la presencia de Dios en nuestra vida con las siguientes claves:
• Mirar a todos como hermanos e hijos de Dios.
• No dar mal por mal.
• Buscar amar y ser amado
• Recuerda que, el que es puntual no llega tarde.
• Busca agradar a Dios.
• No hay día que empiece ni termine mal, si nos tomados de la mano de Dios.

Pues los que buscan el poder, la autoridad, a través de las cosas del mundo, no conocen realmente a Dios y por lo tanto no lo ama, pues su palabra nos dice: “Los que no conocen a Dios se afanan por esas cosas, pero el Padre del Cielo, Padre de ustedes, sabe que necesitan todo eso.” (Mateo 6,32)
Y mas adelante y uno de los aspectos más importantes, como nos dice la palabra de Dios busca la paz y su presencia en él: “Por lo tanto, busquemos primero su reino y su justicia, y lo demás se les dará por añadidura” (Mateo 6,33)

Por lo tanto recuerda UN DÍA A LA VEZ, y mucho mejor si cada día lo iniciamos tomados de la mano de Dios, quien es el arquitecto, guía y alfarero de nuestras vidas.

Escrito por: Susana Rocío Mejía García

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar los articulos de éste blog! Muchas Bendiciones para ti!!!