jueves, 24 de octubre de 2013

ALGO MAS QUE VIDA

Siempre he pensado que los que somos Padres, también tenemos la bendición de ser co-Partícipes ó cómplices de Dios para que se lleve a cabo el milagro de la vida.
Es difícil poder explicar las maravillas que Dios hace en el cuerpo y el alma de la mujer desde el momento de una concepción y nos permite ver como un ser tan pequeñito puede crecer en el vientre de su madre hasta convertirse totalmente en un bebé que percibe que siente, que ama que sonríe y que Dios ha encomendado su cuido a los padres.
Pero no podemos llegar solo hasta la concepción, Dios es tan maravilloso que les dio a las mujeres la capacidad de alimentar a sus hijos dándose a sí misma antes y después del nacimiento. Por eso y mucho más los seres humanos somos vida y transmitimos vida.
Pero también como seres humanos tenemos la capacidad de no solo ser vida, sino también ser algo más que vida, ser portadores de paz, educación de la civilización del amor, pero si nuestra vida personal seamos o no padres de familia, estemos solteros o casados, está llena de amarguras, de resentimientos, hipocresías, envidias, etc. ¿Qué les daremos a nuestros hijos o a las nuevas generaciones que nos preceden? ¿Qué les daremos a esos seres que Dios nos ha encomendado? Ya sean nuestros hijos, primos, sobrinos, nietos, etc.
Nadie puede dar lo que no tiene, si no tenemos amor, solidaridad hacia los demás, sonrisas, paz en nuestro corazón, amor a Dios, etc. no podremos dar lo que no tenemos y por lo tanto seguiremos forjando una generación que le cuesta perdonar, que no olvida ofensas, que busca la venganza.
Por eso es importante que como adultos busquemos en Dios, esa pureza de corazón, ese espacio para alimentar de paz y prosperidad nuestra alma, porque de lo que esté lleno tu corazón es de lo que tu alimentará el espíritu de las personas que dependen de ti o están a tu alrededor e interactuan a tu lado.
Busquemos ser algo más que vida, busquemos ser algo más que un ser que existe simplemente porque le tocó existir, busquemos la tranquilidad del alma, aprender a respirar profundo y contar hasta diez es algo tan sencillo para poder seguir siendo vida y transmitiendo algo más que vida a todas las generaciones.


Susana Rocío Mejía de Acosta 
24-10-2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar los articulos de éste blog! Muchas Bendiciones para ti!!!